5 consejos para un embarazo feliz

A puntito de salir de cuentas, no me puedo creer que esto se acabe ya… La verdad es que he disfrutado muchísimo de mi primer embarazo. Reconozco que he tenido mucha suerte, apenas he tenido molestias, y las pocas que me han tocado han sido muy llevaderas; pero bueno, cada una puede hablar de su experiencia y, como la mía está siendo tan buena, me apetece compartirla. Así que ahí van mis 5 consejos para vivir un embarazo feliz:

-Mantente en forma. No se trata de hacer ejercicio a lo bestia, por supuesto, hay que tener cuidado, pero es importante permanecer en movimiento, siempre buscando actividades que te resulten agradables, no hay necesidad de sufrir. Yo, por ejemplo, los primeros meses estuve haciendo taichi (ya lo hacía antes del embarazo) y luego empecé con cosas más específicas para embarazadas: actividades acuáticas, educación corporal, pilates, musicoterapia, y, por supuesto, caminar todo lo posible y ejercitar el suelo pélvico. Parece mucho, pero qué va, cada semana un par de horas de actividades dirigidas y algún ratito por mi cuenta, con toda la calma; por ejemplo, para ejercitar el suelo pélvico aprovechaba un trayecto en bus, o viendo una peli.

-Mímate y déjate mimar mucho mucho. Una de esas cosas curiosas que he experimentado en este proceso es que las sensaciones parecen multiplicarse. Lo que desagrada, ahora desagrada más, pero lo placentero es mucho mas agradable. Así que toca disfrutar al máximo de aquello que te guste (un baño calentito, un masaje, un paseo por la orilla…).

-Tómate las visitas al médico como lo que son, trámites, sin más. Aquí sí puedo decir que hemos tenido mala suerte, ya que no han parado de cometer errores (tipo dar mal una cita, recoger mal los datos de una eco, equivocarse con los tubos de una analítica… de todo); así que no ha quedado más remedio que tomárselo con humor y mucha paciencia, total, ¿para qué amargarse? No digo que no haya que quejarse y reclamar, pero la prioridad en estos momentos es el bienestar de mamá y del bebé, y eso va por delante de todo, así que hay que jugar bien las cartas.

-Infórmate. Este es un mundo muy complejo (embarazo, parto, lactancia, crianza, artículos de todo tipo…), pero a día de hoy tenemos la gran suerte del acceso inmediato a la información, y hay que aprovecharlo. Siempre siendo selectivo y con criterio, no te puedes creer todo lo que oigas y/o leas, hay que contrastar y buscar información fiable; y tener en cuenta tus propias opiniones y tu instinto, que no existe una manera correcta de hacer las cosas. Yo, por ejemplo, soy seguidora de Rosa Jové y de Carlos González, porque estoy de acuerdo con sus propuestas; y me está resultando de gran ayuda acudir a las reuniones de la asociación El Parto es Nuestro. Pero esto es simplemente lo que a mí me encaja, en mi situación actual, cada uno debe encontrar aquello con lo que se sienta cómodo.

-Selecciona tus batallas. Ten muy claro desde el principio que todo el mundo va a opinar sobre todo, con más o menos tacto, abiertamente o cuando des la espalda, con curiosidad o con agresividad… es inevitable. Y no todos los conflictos merecen la pena, así que elige. A mí me cuesta gestionarlo, es complicado no sufrir cuando te sientes atacada o incomprendida en un momento tan vulnerable, pero ahora más que nunca hay que invertir energía en aquello que la merezca, así que mejor respira y analiza la situación antes de implicarte en una batalla que no te va a aportar nada productivo, y lucha sólo en aquellas que sí merezcan la pena. Sólo tú puedes saber cuál es cuál.

 

Bueno, resumiendo, busca siempre el bienestar. Cada uno tiene su punto de equilibrio y sólo tú conoces el tuyo. Compártelo con tu bebé y listo, no hay más :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *