Anécdotas surrealistas de mi aborto

Anecdotario surrealista de mi pérdida gestacional

Anécdotas de médicos tengo unas cuantas, supongo que le pasa a todo el mundo. A veces son historias tristes, otras muy ofensivas, algunas de partirte de risa… Pero vamos a centrarnos en las que me sucedieron durante mi pérdida gestacional, a ver qué os parecen:

Anécdota 1

Acudo a urgencias por primera vez, embarazada de 10 semanas y con un leve sangrado desde hace unas horas. Me dicen que probablemente sea un aborto, pero que hay que esperar unos días para confirmarlo. Y ahí va la joyita:

-¿Tienes alguna pregunta?

-… – (yo en modo shock total).

-Bueno, seguro que tienes muchas.

-Sí, tengo una, ¿qué pasa con la lactancia? – ya le había comentado que tenía un hijo de 3 años.

-Pero, ¿sigue tomando pecho? – Ahora la que estaba en shock era ella, y no vayáis a pensar que disimuló mucho. 

Atención, atención, que viene lo bueno:

– Bueno, tú ya sabrás que la lactancia favorece el riesgo de aborto.

No sé si os podéis imaginar la losa que me cayó encima en ese momento. Y eso que yo estaba informada y sabía que eso no era cierto. Hasta que hablé a título personal con una profesional de confianza, que me consta que está actualizada, no me quedé tranquila con el tema.

Por si os queda la duda: NO, la lactancia no favorece el riesgo de aborto. El único caso en el que sa valora el abandono de la lactancia (aparte, obviamente, de que la mamá quiera dejarlo) es si se trata de un embarazo de riesgo, pero de riesgo al nivel de estar en cama y no hacer nada; en realidad, cuando están contraindicadas las relaciones sexuales es cuando también puede estarlo la lactancia, ya que el riesgo es el mismo en ambos casos (lo digo por la información que he recibido hasta ahora de la mano de profesionales expertos, yo no soy profesional de latancia ni experta en la materia, así que ante la duda asesórate de la mano de profesionales, no tomes ninguna decisión en base a lo que yo haya escrito en mi blog, por favor).

Por otro lado, aunque lo que me hubiera dicho fuera cierto, ¿os parece una actuación profesional acertada? A mí, rotundamente no. Esa mujer no fue empática, no fue respetuosa, me cargó de culpa… Básicamente, no solo falló el mensaje, que era incorrecto, sino también la manera de transmitirlo, sin el más mínimo tacto. A su favor, os diré que me aconsejó que no abandonara la lactancia; llegados a ese punto, no tenía sentido (si era un aborto, ya no había nada que hacer) y si luego quería retomarla iba a ser más difícil.

Anécdota 2

Mismo día, un rato más tarde. Llego al Centro de Salud donde tenía que pedir cita para hacerme una eco unos días después. Me dirijo al mostrador, entrego el papel que me dieron para solicitar la cita y la mujer que me atiende me pregunta en un tono muy poco amable:

-¿Estás embarazada?

-… – (yo, de nuevo,  en modo shock total, lo último que me esperaba era esa pregunta).

Aumenta el tono , seco y cortante, como diciendo «A ver, niña, espabila», mientras pregunta varias veces más:

-Pero, ¿estás embarazada? ¿Estás embarazada?

No recuerdo cuántas veces me lo pregunto, fue taaaaan surrealista…  Creo que al final le dije que sí, sin más explicaciones, para que ese momentazo terminara cuanto antes…

Anécdota 3

Un par de semanas después, tras un tratamiento que no me había hecho los efectos que me habían indicado, hago una consulta en el 061 online explicando lo que me ha pasado y me indican que acuda a urgencias. Voy y me toca esperar un buen rato, hay bastante gente, y veo a varias que salen asqueadas por la atención recibida, esas cosas que se notan claramente en el lenguaje corporal. Y yo pensando «Venga, no te rayes, espera a ver qué pasa».

Cuando por fin me llaman a la consulta, me atiende una chica que me pide que le cuente. Empiezo la historia y me interrumpe para decirme que no sabe qué hago allí, que eso no es una urgencia, etc. Vamos, un encanto la mujer… Pero lo más surrealista fue que no paraba de insistir en esto:

-No sé por qué vienes si tienes cita en 2 días.

-No tengo cita en 2 días, sino dentro de 1 semana.

-Aquí veo una cita dentro de 2 días.

-Pues no.

-Pues sí.

… Y así hasta que se da cuenta de que es una cita de embarazo que no me han cancelado. Ni se disculpó, siguió igual de borde hasta que me fui, ¡un auténtico asco!

Anécdota 4

Durante este proceso hice 2 llamadas telefónicas al 061. Hubo un detalle con el que aluciné la primera vez, pero tenía cosas mucho más relevantes en que pensar, así que lo borré hasta que hice la segunda. Ahí la situación era muy diferente, estaba relajada y acompañada, hasta me dio la risa.

Ahí va la perla: el rato de espera hasta que me atendió un humano, en ambas ocasiones, para acompañar esos minutos me pusieron música de suspense. Sí, sí, has leído bien, música de peli de suspense. Porque claro, cuando estás en plena urgencia médica es algo tremendamente adecuado…

 

Ale, hasta aquí el anecdotario surrealista de mi pérdida gestacional. Creo que no tiene desperdicio, la verdad. ¿Y tu qué? Si te apetece contarnos alguna historia, déjame un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *