“Cuerdas”, un cortometraje que invita a abrazar las diferencias

¡Qué diferente sería todo si no nos sintiésemos tan incómodos con lo diferente! Lo diferente no es malo, si embargo tendemos a convertirlo en algo malo, en algo que no nos gusta; pero sólo es el miedo, que no nos deja ver con claridad.

El sufrimiento forma parte del proceso vital, está presente al principio, al final y a lo largo del camino. Como cada uno tiene un proceso diferente, también sufre por motivos diferentes y de maneras diferentes. Es muy habitual esa sensación de que las personas “especiales” experimentan un nivel de sufrimiento que nos sobrepasa, y eso nos empuja a alejarnos de ellas y de su situación, a desear con todas nuestras fuerzas que nunca nos pase algo parecido a nosotros ni a nuestros seres queridos. Pero sí que pasa, a muchas personas les toca vivir con unas características “especiales”, ya sea a nivel físico, mental o ambos. Y lo cierto es que la compasión no ayuda ni a unos ni a otros, porque todos tenemos nuestras características y nuestras circunstancias especiales, todos somos diferentes. Es muy importante que aprendamos a abrazar esas diferencias, e incluso ese sufrimiento que conllevan, que aprendamos a quererlas, porque forman parte del proceso, y porque sin ellas no seríamos quienes somos; utilicémoslas a nuestro favor y no en nuestra contra.

El cortometraje “Cuerdas”, de Pedro Solís, es un buen recurso para hacer llegar este mensaje a los niños, y también a los mayores. Es una historia sencilla, cercana, sincera, sin adornos de esos que no vienen a cuento. Transmite un mensaje muy claro y lo hace de manera directa y muy entrañable. Aquí os dejo el trailer:

Si tenéis ocasión, os invito a verlo y a compartirlo con vuestros peques, reflexionar con ellos, preguntarles qué opinan, qué sienten…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *