Archivo de la etiqueta: Inglés

Llegados a este punto… estoy cansada

Sí, estoy cansada. Diréis: “Normal, con un niño pequeño, lactante, que no va a la guardería, etcétera etcétera…”. Pues no, no es la Sabina mamá la que está cansada. La Sabina mamá es una persona muy feliz, es la versión más feliz de Sabina que conozco (y no digo que a veces no me encuentre agotada de atender a mi hijo, y que viva esa terrible contradicción entre desear con todas mis fuerza pasar tiempo con él y a la vez que se duerma o que otra persona se lo lleve a dar un paseo… pero eso es para otro post, jeje). Tampoco es la Sabina que limpia la casa la que está cansada, lo cierto es que cada vez me exijo menos y me organizo mejor. Ni la Sabina pareja, en ese aspecto también soy una persona muy feliz y me siento querida, apoyada, respetada… y lo paso de maravilla cuando comparto tiempo con mi pareja. No es la Sabina “estudiante” (por llamarlo de alguna manera), siempre busco cómo aprender cosas nuevas, cómo formarme, pero eso es porque siempre me apetece.

Bueno, podría seguir así un rato, pero mejor voy al grano. La Sabina que se siente cansada, harta, frustrada y hasta los huevos, es la Sabina trabajadora. Más específicamente, la Sabina que trabaja desde hace unos 14 años en el ámbito de la Educación No Formal. Le he puesto pasión y corazón. He tenido tantos trabajos diferentes que hasta yo me pierdo. Es cierto que hay 3 principales: profesora de inglés, monitora de campamentos y directora de mi propia empresa de ocio educativo (se llamaba Planeta Alicia, este blog nació con ella); pero en serio, incluso dentro de estos 3, si me pongo a detallar, podéis flipar, y como añada el resto de la lista, tendría que dividir el post en varias partes, así que voy a sobreentender que os hacéis una idea.

Hace tiempo que no me siento a gusto en este ámbito laboral. Ahora mismo me muevo entre actividades con las que me siento cómoda y en las que creo, pero que no me aportan ninguna estabilidad, ni seguridad, ni me llegan para cubrir las necesidades mínimas; y otras que puntualmente sí me aportan esas cosas, pero en las que ya no creo. Y no se trata ni siquiera de decidir entre unas u otras, ya que ninguna de las 2, por sí solas, es suficiente. Y así ha sido siempre, rascando de aquí y de allá, compaginando todo lo compaginable, rebuscando qué nueva faceta podía aportar a este mundillo.

No me entendáis mal, yo quiero trabajar, me gusta trabajar. De hecho, si no necesitara trabajar, no dejaría de hacerlo. Y no me arrepiento de nada, todo lo que he hecho me ha aportado muchísimo (aprendizaje, autoconocimiento…). Simplemente he llegado a un punto en el que quiero un cambio, y uno grande.

El punto de inflexión, después de todos estos años de locura laboral, ha sido este verano. Hace 10 años trabajé por primera vez en un campamento. Desde entonces, lo he vuelto a hacer muchas veces (urbanos e intensivos, con niños, con adolescentes, con adultos con diversidad funcional, he sido monitora de apoyo de niños con necesidades especiales, he trabajado en A Coruña, Valencia y Logroño…) y siempre he dicho que trabajar en campamentos era lo que más me gustaba. Con toda esta experiencia a mis espaldas y creyendo que pisaba terreno seguro y conocido, voy y me encuentro con el verano más duro y alguna de las jornadas más surrealistas de toda mi carrera. Los motivos son muchos y variados (no voy a entrar en ellos, evidentemente), pero la cuestión es que he descubierto que ya no me gusta, que ya no es lo que quiero. Como soy una buena profesional, hago muy bien mi labor, independientemente de todo esto; pero creo que es un trabajo que debe hacerse con otro sentimiento. Un sentimiento que tuve, que quizá vuelva a tener, pero que ahora mismo no tengo.

Lo que sí tengo es una idea muy clara de lo que quiero: estabilidad. Jajaja, no pido casi nada; creo que me he equivocado de generación, de sector profesional y de mentalidad (la emprendedora). Pero realmente lo tengo muy claro, es lo que quiero y estoy dando los pasos para conseguirlo. Ahora bien, no puedo trabajar en algo en lo que no crea, no soy capaz de vender un producto u ofrecer un servicio si no me siento conectada con ello. Así que ahí va mi deseo completo:

Quiero un trabajo a media jornada, preferiblemente por las tardes (disponer de tiempo para la familia es primordial para mí; además, siempre voy a tener más de un proyecto en la cabeza, no puedo evitarlo), en A Coruña, en un espacio donde se vendan productos de crianza,  juguetes, libros.. (es decir, cualquier sitio donde se ofrezcan recursos educativos o para las familias). Si además es un espacio donde se presten servicios relacionados (tipo talleres, cuentacuentos…), mejor que mejor. Y si es un lugar que ofrece actividades en inglés para peques a partir de 3 años, pues también maravilloso. En cualquiera de ellos puedo aportar muchísimo, ya que sé de educación, sé de gestión, sé de atención al público (pues sí, aparte de todo lo que os he contado, también he sido dependienta, camarera y acomodadora… que sí, que soy un culo inquieto), estoy acostumbradísima al trato con familias, me gusta gestionar redes sociales… y además, si creo en el producto, me sale venderlo de forma natural (estos productos los conozco bien, tanto como profesional/educadora, como madre e, independientemente de lo anterior, como persona apasionada de la crianza y la educación). Creo que mi deseo es totalmente coherente, y quería plasmarlo por escrito porque, aunque llevo unos meses con este proceso y ya he dado algunos pasos, ha llegado el momento de ponerme las pilas e ir a por todas, y nada mejor que expresarlo y dejar constancia para darme el empujón que necesito.

Deseadme suerte 😉

Proponemos actividades: crea tu propio reloj

Otro curso que termina, alumnos de los que me despido para siempre, otros a los que volveré a ver en unos meses… Y, como siempre, mucha experiencia y mucho aprendizaje, siento que más para mí que para ellos, jeje. Cada año es tan enriquecedor en tantos aspectos; es lo que tiene trabajar con personas, todos tenemos mucho que aportar y mucho que compartir, y en la relación entre educador y educando suceden tantas cosas…

Bueno, dejo de divagar y me centro, que hoy quiero contaros algo muy concreto. Quiero compartir una de las actividades que hemos realizado este año en las clases de inglés: hemos aprendido a decir la hora con un reloj interactivo muy especial. Hace un tiempo me encontré con esta interesante propuesta: un reloj Montessori DIY. Se me quedó el gusanillo de hacer algo similar, adaptado a mis necesidades (bueno, a las de mis alumnos). Y esto es lo que salió, mi propio reloj inspirado en Montessori. Te lo cuento paso a paso.

Primero, preparé una plantilla muy sencillita para imprimir. En vez de círculos, opté por cuadrados para insertar los números, para facilitar el trabajo de recortar. La imprimí en un folio y recorté el contorno y los huecos para los números.

20170417_115933[1]

Elegí 2 colores de goma eva (verde y rosa, pero eso al gusto, claro) y utilicé la plantilla para recortar el verde y vaciar los cuadraditos.

20170417_115226[1] 20170417_115912[1]

Con el rosa, en cambio, recorté un círculo por un lado, para utilizarlo de base, y utilicé otro trozo para los cuadrados. Después los numeré con un rotulador permanente:

-Los verdes: del 1 al 12, para marcar las horas.20170418_115105[1]

-Los rosas: 00, +05, +10… -10 y -05, para indicar los minutos.

Luego los pegué entre sí por parejas: el 1 verde con el +05 rosa, el 2 con el +10…

El círculo verde va pegado sobre el rosa, y ya se pueden colocar los números; como el de abajo no tiene huecos, los números sobresalen, como si estuvieran en relieve, y son muy fáciles de poner y quitar.

20170419_125106[1]Sólo faltaban las agujas, la rosa más larga, que es la que indica los minutos. Con un sacabocados, les hice agujeritos en un extremo. Cogí un trozo de goma eva sobrante e hice algunos agujeritos más, para tener varios circulitos sobre los que enganchar las chinchetas, una por delante y otra por detrás, para no pincharnos al manipular el reloj.

 

¡Listo! ¡A jugar!

20170419_125121[1] 20170419_125138[1]

¡Ah! Para facilitar el aprendizaje de las horas en inglés, utilicé unos cartelitos donde escribí con letra cómo se dice cada una. Así, como primera actividad, jugamos a colocar cada cartelito en el lugar que corresponda. Después vamos preguntando y diciendo la hora y, cuando se van sintiendo seguros, retiramos los cartelitos y seguimos jugando. Por último, dejaríamos de utilizar los números rosas. Pero sin prisa, respetando como siempre el ritmo de aprendizaje de cada uno y divirtiéndonos con el proceso. Además, hay que tener en cuenta que a los niños el concepto del tiempo les cuesta mucho, es algo que les resulta muy ajeno, así que nos toca ser empáticos y muy pacientes a la hora de trabajar estos conceptos.

20170419_200824[1]

Espero que os haya gustado y que os resulte útil esta propuesta. Y, si os animáis a hacer vuestro reloj, contádnoslo, porfi 😉

Proponiendo actividades: crea tu propio juego de mesa

Por fin puedo mostraros este proyecto en el que llevamos meses trabajando; se trata de un juego de mesa en inglés, tipo Party, lo hemos llamado “Under the sea”. Esta actividad la he llevado a cabo con 2 usuarios de juegos en inglés (los mismos con los que realicé en su día esta ciudad, que seguimos utilizando y desarrollando constantemente). Hace unos meses les hice la siguiente propuesta: crear entre todos un juego de mesa, con la única premisa de que debía ser un juego cooperativo, no competitivo. A partir de ahí, empezamos a crear y cada semana hemos ido avanzando paso a paso.

Lo primero que hicimos fueron las tarjetas de pruebas. Elegimos 4 categorías: preguntas, mímica, dibujar y deletrear. Cada categoría se correspondería con un color. Una vez decoradas y plastificadas, empezamos con el tablero:

CAM00577

Tras valorar varios diseños posibles, decidimos hacer 4 caminos que lleven a un diamante central, las casillas de los mismos colores que las tarjetas, añadiendo algunas casillas especiales para avanzar, retroceder… Y, para colocar las tarjetas, distintos elementos relacionados con el mar: una colchoneta, una caracola, un bote salvavidas y una canoa.

Dibujar, colorear, perfilar y plastificar (ah, y por supuesto el diamante central va decorado con purpurina de colores):

CAM00617 CAM00638

También necesitamos un dado, para ello aprovecho una caja de plástico en forma de cubo, la rellenamos de algodón para que no se abolle y la cubrimos con cartulina; una vez pegado y decorado, lo plastificamos con celo ancho:

CAM00615 CAM00620

También necesitamos fichas, las hicimos con plastilina, les pusimos ojos, que quedan muy divertidos, y las endurecimos con cola blanca:

CAM00977

Y una caja para guardarlo. Como el tablero es grande y, al estar plastificado, no se puede doblar, elegimos un embalaje con bastante altura, para lo que unimos 2 cajas de esas de folios, que ya tienen tapa; las forramos de azul y colocamos una especie de balda en medio, para que las cosas no quedaran muy al fondo, así es más cómodo:

Juego de mesa en inglés CAM00974

Y, por supuesto, las instrucciones (antes de elaborarlas jugamos varias partidas de prueba, para tener claras todas las normas). El juego consiste en que cada uno va avanzando por un camino y haciendo pruebas al siguiente jugador (la prueba depende del color de la casilla en que se caiga y, cuando llegamos al centro, podemos elegir el color); una vez que todos llegan al centro, unimos fuerzas para resolver juntos una tarjeta de cada color:

CAM00911 CAM00921

Todo en este proceso ha sido cooperativo (cada decisión, cada elaboración, cada diseño…). Ese era el objetivo principal de esta propuesta: aprender jugando, pero modificar la actitud hacia el juego, ya que la motivación ahora no es ganar, sino trabajar en equipo. Además, para que todo resultara más significativo, hemos creado el juego a partir de las dinámicas que llevábamos tiempo utilizando en la actividad (por ejemplo, siempre hemos jugado mucho a adivinar por mímica o dibujando para reforzar el vocabulario). Y claro, todo ello en inglés, con lo que reforzamos el aprendizaje del idioma y le damos un enfoque muy diferente y divertido

Estoy muy contenta del proceso y del resultado, creo que hemos hecho un gran trabajo :)

CAM00915 CAM00919 CAM00923

Fin de curso: así fueron nuestros Juegos en Inglés, y otras actividades…

Pues sí, terrícolas, ha terminado el curso y estamos un poco nostálgicos. Los finales implican comienzos, pero antes es necesario cerrar y despedirse.

Este año ha estado plagado de experiencias y aventuras maravillosas, y, como siempre en Planeta Alicia, nos mueve la multidisciplinariedad (jejeje, ojo con el “palabro”). Aquí tenéis algunas de las cositas que hemos hecho:

CartelMAIL RECORDATORIO 2013-14

Una de las actividades que mejor acogida ha tenido ha sido la de Juegos en Inglés. En ella hemos creado nuestros propios personajes, y con ellos hemos indagado en distintos temas, como las partes del cuerpo, la ropa, las habitaciones y muebles de la casa, los elementos de la ciudad, los estados de ánimo, las mascotas, los oficios… Hemos trabajado todo esto elaborando nuestros propios materiales y fantaseando con ellos, acompañándoles en diversas experiencias, y, por supuesto, jugando y divirtiéndonos mucho mucho mucho.

CartelMAIL JUEGOS EN INGLÉS 2014

Y seguimos adelante, nos esperan muchas aventuras, de hecho ya hay una a puntito de empezar, que son nuestras actividades de verano. Podéis echarles un vistazo aquí.

Gracias por estar ahí, ha sido un curso maravilloso y, si no nos vemos antes,

¡Feliz verano, terrícolas!

Este verano por las mañanas: VIOLONCELLO e INGLÉS con Planeta Alicia

Se acaba el curso, pero los alicios seguimos más activos que nunca, con propuestas bien fresquitas. Aprovechando que no hay cole y los peques van a tener mucho tiempo libre, queremos realizar actividades que nos sirvan de toma de contacto con dos de nuestras disciplinas favoritas: el inglés y la música, a través de las actividades “Te presento al violoncello” (primeras quincenas de julio y de agosto) y “Juegos en inglés” (segundas quincenas de los mismos meses).

Queremos ofrecer un horario ligero, por ello las actividades se impartirán los lunes, miércoles y viernes de 10h a 13h (excepto en el tercer turno, en el que, en vez de los viernes, la actividad tendrá lugar los jueves, para evitar festivos). Así, los peques y sus familias dispondrán también de mañanas libres a lo largo de la semana.

La última hora de la última sesión de cada turno invitaremos a las familias de los participantes a jugar y aprender con nosotros.
CartelMAIL CAMPA VERANO 2014

Como podéis ver en el cartel, los turnos se realizarán en las siguientes fechas:

Turno 1 “TE PRESENTO AL VIOLONCELLO”: lunes 7, miércoles 9, viernes 11, lunes 14, miércoles 16 y viernes 18 de julio.

Turno 2 “JUEGOS EN INGLÉS”: lunes 21, miércoles 23, viernes 25, lunes 28, miércoles 30 de julio y viernes 1 de agosto.

Turno 3 “TE PRESENTO AL VIOLONCELLO”: lunes 4, miércoles 6, jueves 7, lunes 11, miércoles 13 y jueves 14 de agosto.

Turno 4 “JUEGOS EN INGLÉS”: lunes 18, miércoles 20, viernes 22, lunes 25, miércoles 27 y viernes 29 de agosto.

El precio será de 70€ por turno y participante, y se aplicará un descuento del 10% para hermanos.

Podéis inscribiros hasta el 27 de junio para los turnos 1 y 2, y hasta el 25 de julio para los turnos 3 y 4, en Musicoterapiactiva (c/Santa Catalina, 16-18-20, 1ºC).

Proponemos actividades: diseña tu propia ciudad

Hoy quiero contaros cómo hemos ido elaborando nuestra “Happy Town”, para Juegos en Inglés. Empezamos creando unos personajes, que se han ido definiendo poco a poco, de hecho, es un proceso que aún continúa en marcha. A partir de ahí, comenzamos a definir el entorno en el que viven esos personajes, y así surgió “Happy Town”. Hemos hecho un plano de la ciudad, en el que podemos ver dónde trabajan y dónde viven cada uno, y que nos da el escenario perfecto para seguir avanzando en este proyecto. Antes de nada, decidimos en grupo cómo iba a ser el plano, haciendo un primer boceto donde íbamos ubicando cada elemento. Os voy a mostrar la siguiente fase del proceso, es decir, pasarlo a limpio. ¡Allá vamos!

Lo primero, materiales preparados…

IMG_6377

¡En marcha! Arrancamos con lo más básico, dibujar las calles y los edificios:

IMG_6381

De repente aparece un ayudante (este paso os lo podéis saltar, jeje):

IMG_6382 IMG_6383

Resaltamos las líneas con rotulador y empezamos a escribir nombres de lugares, en este caso en inglés, claro:

IMG_6386 IMG_6393

Añadimos los detallitos y a colorear:

IMG_6394 IMG_6398 IMG_6402 IMG_6403

Y este es el resultado, que reforzamos con cartón por detrás. También se puede plastificar, pero eso cuando tengáis muy claro que esta terminadísimo (nosotros seguiremos añadiendo detalles, según nos lo pidan las circunstancias).

IMG_6404

¡Listo! Ya está preparado para añadir una nueva dimensión a nuestros Juegos en Inglés.

Proponemos actividades: crea tu propio calendario

Para los niños pequeños las unidades de tiempo pueden resultar bastante complejas; adquirir la noción de lo que es una semana, un mes o un año, de que el año tiene 4 estaciones y 12 meses, de que los meses pueden tener entre 28 y 31 días, pero las semanas siempre tienen 7 días, aprender los nombres de los días de la semana y de los meses del año… Pufff, para nosotros es algo muy básico, pero para ellos son muchos conceptos y muchas relaciones diferentes entre ellos, un lío bastante complicado. Pues qué mejor manera para introducir, repasar o afianzar estos contenidos que creando nuestro propio calendario.

Hay muchas maneras de hacerlo, en Planeta Alicia hemos creado calendarios del 2014 en inglés, pero también puede ser en cualquier otro idioma, o políglota, o decorado de manera que veamos cómo se suceden las estaciones, o marcando las fechas señaladas y explicando el por qué de las mismas… cada uno puede personalizarlo a su manera, teniendo en cuenta en qué área se quiere centrar (una lengua, conocimiento del medio, historia…).

Os cuento cómo lo hemos hecho nosotros:

En primer lugar, preparamos la hoja de cada mes, pero sólo cubrimos la de enero; en las demás aparecía la primera letra del mes y los huecos correspondientes según el número de letras que tuviese; los días de la semana y los números de cada día también estaban en blanco. Al ir completando el calendario, fuimos repasando los meses y los días de la semana en inglés, y después cubrimos las casillas con los números (en pequeñito y en una esquina, para que quede espacio para apuntar lo que necesitemos), comprobando que no todos los meses tienen la misma cantidad de días. Después, marcamos algunas fechas señaladas, como los cumpleaños de la familia.

2014-01-09 18.51.33

Ya está casi todo listo, sólo queda prepararlo para poder colgarlo en la pared. Optamos por hacer 2 agujeritos con una taladradora de papel y poner un trozo de lana de colores anudado en los extremos; sí, nos quedó bastante larga la lana, pero mejor que sobre por si acaso, que para cortar siempre hay tiempo.

2014-01-09 19.24.30

¡Listo! Tenemos el resto del año para observar nuestro calendario y repasar todo lo que hemos aprendido. Poco a poco irán asimilando las relaciones entre los diferentes elementos que lo componen.

 

Cine en familia para una tarde de invierno: “The Snowman”

¡Terrícolas, ya estamos de vuelta!

Para inaugurar el 2014 hemos escogido una historia muy bonita. Todo empezó con un libro infantil de Raymond Briggs titulado “The Snowman” (“El Muñeco de Nieve”), publicado en 1978 en formato de álbum ilustrado (es decir, la historia se narra a través de ilustraciones, sin texto ni diálogo):

snowman

En 1982, Dianne Jackson convirtió este precioso relato en una peliculita de casi media hora, una estupenda elección para pasar un ratito en familia en estas fechas invernales, calentitos en casita. Narra una aventurilla de dos personajes que van descubriendo cada uno el mundo del otro. La película es prácticamente muda, sólo hay un poco de narración al principio y, por cierto, está en inglés sin subtitular, pero no os preocupéis que dura muy poquito y la historia se entiende perfectamente, lo importante es la imagen y la música.

Como veréis, muestra una sucesión de acciones y objetos cotidianos estupenda para ir comentando con los niños, aprovechando la ventaja de que la peli no tiene diálogos y no es necesario verla en silencio para seguirla; podéis ir haciéndoles preguntas a los peques acerca de la nieve, la ropa que llevan los personajes, lo que hacen…

Os dejo dos enlaces, el primero es el corto y el segundo un fragmento en el que suena una canción en inglés (“Walking in The Air”, de Howard Blake) que aparece subtitulada tanto en inglés como en castellano, una gran herramienta para los que ya sepan leer, o estén aprendiendo inglés; podéis hacer varios visionados, leyendo primero en un idioma y después en el otro, y así pueden ir apreciando, por ejemplo, cómo en inglés se pronuncia diferente a como se escribe; o cantar la canción en modo karaoke (eso sí, más grave que el niño que la interpreta en la película, no os vayáis a dañar la voz); …

Y todas las actividades que se os ocurran, sólo hay que echarle un poco de imaginación: inventar una segunda parte entre todos, dibujar/fabricar cada uno su propio muñeco de nieve (con pasta de sal, con papel maché o con lo que os apetezca)…

¿Alguna otra sugerencia?