Archivo de la etiqueta: Ruta de los Monasterios

Ruta de los Monasterios

El pasado domingo 1 de diciembre estuvimos de aventurillas por las Fragas do Eume. La ruta formaba parte del programa “Conocer Galicia”, de la Asociación de Vecinos de Los Mallos, Sagrada Familia y Estación. Fuimos un grupito de 40 y pico personas y anduvimos por lugares tan bellos como estos (lo cierto es que en las fotos no se aprecia, pero podéis haceros una ideilla del asunto… ¡espectacular!):

El autobús nos recogió tempranito en la sede de la Asociación (Avda. Arteixo, 85-A), y nos acercó hasta As Neves, donde comenzamos a caminar. Primer tramito sobre asfalto, fácil:

100_2809 100_2812 100_2813

El terreno empezó a ponerse fangoso (menos mal que no había llovido esa semana, jeje):

100_2824 100_2825 100_2828

De vez en cuando, todo se despejaba de árboles y disfrutábamos de vistas así de especiales:

100_2831 100_2832

Cada vez se complica más, esto resbala:

100_2834 100_2839 100_2841

Estamos llegando al Monasterio de Caaveiro, ¿lo veis tras los árboles, ahí incrustado?

100_2843

Estamos al pie del Monasterio:

100_2846 100_2851

Y por fin llegamos. Paradita para verlo con calma y tomar un refrigerio:

100_2853 100_2855100_2858 100_2854100_2861 100_2862

Es hora de seguir adelante, pero aquí nos dividimos, algunos van por un lado de río y otros por el otro (uno es más salvaje y con alguna que otra subidita y bajadita, el otro por asfalto y planito, pero ambos tienen vistas preciosas):

100_2868

100_2870 100_2872 100_2877 100_2881 100_2887

Termina la ruta. Paramos a comer y subimos de nuevo al bus para ir al Monasterio de Monfero que, como podéis ver, merece la pena, es de lo más peculiar:

100_2890 100_2892100_2891 100_2895

 

Os dejo un poco de información que hemos recopilado acerca de estos monasterios, a ver si os entra el gusanillo y os acercáis a echar un vistazo:

Monasterio de San Juan de Caaveiro

 Situado en A Capela, cerca de Pontedeume y en plenas Fragas do Eume, sobre una colina entre los ríos Eume y Sesín. Fue fundado como monasterio benedictino por San Rosendo en el siglo X; cuenta la leyenda que el santo arrojó su anillo episcopal al río como penitencia por haberse quejado de la lluvia y que siete años después apareció la sortija al abrir el cocinero un salmón (la leyenda da a entender que la falta había sido redimida). En el siglo XIII el monasterio adopta la regla de los Sacerdotes Regulares de San Agustín que perdurará hasta 1806.

Gracias a múltiples donaciones, el convento adquiere el dominio de todas las tierras de los alrededores, quedando eximido de la autoridad del arzobispado de Santiago de Compostela y obteniendo su iglesia la categoría de Real Colegiata, que conservará hasta finales del siglo XVIII, época en la que queda abandonado e inicia su decadencia y deterioro. Con la desamortización de Mendizábal, los bienes del monasterio pasan a manos particulares, desapareciendo rápidamente, incluídas las reliquias de San Rosendo, que fueron llevadas a Santiago. A finales del siglo XIX, Pío García Espinosa, que había comprado buena parte de las tierras que rodean el Monasterio, consigue una autorización del Arzobispo de Santiago para restaurarlo, y encarga esta labor a López Ferreiro. El conjunto fue declarado en 1975 Monumento Histórico Artístico por su importancia arquitectónica.

Los restos más antiguos son del siglo XII, destacando la iglesia, una pequeña nave rectangular con un ábside proporcionalmente muy grande, cubierto con una bóveda de cañón seguida de otra de cascarón. Se levanta sobre un montículo muy escarpado que obligó a sus constructores a salvar los desniveles del terreno por medio de altos muros con contrafuertes y estancias subterráneas, lo que potencia el tamaño del ábside. Es un monasterio diferente, ya que carece de un claustro centralizador de la vida monacal. La extraña portada principal fue muy modificada (reinventada) en la citada restauración decimonónica, puesto que, según parece, se parecía a la de la iglesia de Bergondo. Una escalinata da acceso a un arco de entrada sobre el que se levanta un hermoso campanario barroco, obra de la escuela de Simón Rodríguez. Es recomendable visitar también el viejo molino y el antiquísimo puente de piedra, que se localizan a los pies del río Sesín.

Monasterio de Santa María de Monfero

Fue uno de los monasterios más poderosos de Galicia. Situado en la parroquia de San Fiz de Monfero, en un pequeño valle donde nace el río Lambre, limita al norte con el río Eume. Remonta sus orígenes al menos al siglo X, fue destruido por los normandos y reconstruido en 1134 con monjes benedictinos; en 1201 pasa a pertenecer a la Orden del Císter. Llegó a albergar setenta monjes, dedicados sobre todo a la vida intelectual (su biblioteca y su scriptorium gozaron de gran celebridad).

Fue engrandeciendo su patrimonio y adquiriendo prosperidad, pero también reflejó la generalizada crisis bajomedieval europea, por las disputas entre los monjes y diversas familias nobles, iniciándose una historia de enfrentamientos y asesinatos (la muerte de su abab en un camino próximo o el asesinato de dos clérigos a la puerta del monasterio). En 1506 pasa a depender de la Congregación de Castilla, iniciándose una nueva etapa de auge que propiciará su reconstrucción a partir del siglo XVII. El siglo XIX será de decadencia; en 1820 se cierran las instalaciones, siendo pasto de saqueos y robos que acabaron con su riqueza artística, dejándolo inhabitable (además, cayeron cinco rayos entre los siglos XVII y XIX que provocaron diversos destrozos). En el siglo XX fue declarado Monumento Histórico Artístico y desde los años sesenta se suceden distintas campañas de restauración (destaca la del arquitecto Pons Sorolla). En el 2003 fue cedido por el arzobispado a la Xunta de Galicia por cincuenta años prorrogable. Actualmente existen planes para convertirlo en un complejo hotelero.

Debido a la completa renovación del siglo XVII, predomina el estilo barroco, quedando del románico sólo algunos restos menores. La edificación que mejor se conserva es el templo, una nave de grandes dimensiones sobre la que se abre una espectacular cúpula octogonal. Su original fachada, caso único de la arquitectura barroca, combina la sencillez de líneas con el colosalismo de sus elementos, lo que se consigue mediante la disposición completamente plana del muro (en contra de muchos templos barrocos donde se alternan tramos cóncavos y convexos para otorgar mayor dinamismo y juegos de claroscuros). El juego de luces y animación de la fachada se alcanza mediante la original combinación en ajedrezado alternando placas cuadradas de granito (gris) y pizarra (negro). Sobre ella se alza una imponente torre-campanario (aunque se cree que en el proyecto inicial había dos).

De los tres claustros del convento, el de la Hospedería es el único que contiene elementos del primitivo cenobio románico. El Reglar es el mejor conservado y el más interesante, ya que empezó a construirse en el siglo XVI bajo la dirección de Juan de Herrera, arquitecto de El Escorial; el primer piso está inspirado en el claustro de la Catedral de Santiago, el segundo es plenamente renacentista. Del oriental poco se sabe, pues fue paralizado a causa de la invasión francesa; sus restos se encuentran abandonados e invadidos por la vegetación.

Nos vamos de ruta

¿Recordáis que el año pasado colaboramos con la AAVV Os Mallos, Sagrada Familia y Estación, para llevar a cabo el programa sobre Espacios Protegidos y Sostenibilidad? Aquí podéis ver algunas imágenes de la excursión que hicimos con ellos:

DSCF0098 DSCF0153 DSCF0148 DSCF0106

Pues este año vuelven a contar con los alicios, esta vez para hacer la Ruta de los Monasterios, en la que visitaremos San Juan de Caaveiro y Santa María de Monfero, dentro del programa “Conocer Galicia”. Y, una vez más, la actividad se divide en 2 fases:

Miércoles 27 de noviembre, 19h: CHARLA SOBRE GALICIA. ARTE, CULTURA Y NATURALEZA. MONASTERIOS DE CAAVEIRO Y MONFERO. En la sede de la Asociación (Avda. de Arteixo, 85-A).

Domingo 1 de diciembre,  9.30h: RUTA DE LOS MONASTERIOS. El autobús nos recogerá en la sede de la Asociación y nos dejará de nuevo en la misma al finalizar la jornada. Recordad que hay que llevar bocata o algo para comer, ya que estaremos fuera todo el día.

Ambas actividades son abiertas a todo el que desee participar. La charla será gratuita y la excursión tendrá un importe de 5€. 
Para asistir a la ruta es necesario reservar plaza, como muy tarde el viernes 30.
¿Os animáis, terrícolas?