Blog Tips Confinados

Tips para un posible próximo confinamiento

No sé tú, pero yo esto de estar cambiando las rutinas constantemente lo he llevado fatal. El inicio del confinamiento fue muy impactante, y era previsible que iba a durar bastante más de dos semanas. Pero necesitamos tiempo para hacernos a la idea.

A mí en general me cuesta reacomodarme cuando hay un cambio significativo en nuestra vida familiar, y claro, lo vivido este 2020 con la crisis del COVID 19 ha sido eso multiplicado por mil. Lo primero fue el cierre del cole, y luego se desecadenó todo rapidísimo, no tuvimos tiempo a reaccionar. El principio fue muy loco, reajustando sobre la marcha los horarios, la gestión de la casa, pensando en cosas para hacer con el peque tantas horas ahí metidos, intentando asimilar lo que estaba pasando fuera… Y poco a poco fuimos aprendiendo a vivir así. La verdad es que yo en seguida tuve la sensación de que todo lo que había sucedido antes de estar confinados era lejanísimo, que había pasado en otra vida. Después empezó la desescalada, y de nuevo cambios constantes, aunque en sentido inverso…

Si bien es cierto que mi vida hasta ahora ha sido bastante inestable (he tenido muchos trabajos muy diferentes, y nunca el típico de jornada completa en horario de oficina, he cambiado mucho de vivienda y de compañeros de piso, he practicado aficiones muy diversas…), lo cierto es que en los últimos años cada vez me apetece más tener una rutina constante (bueno, tampoco demasiado, que una es como es). Y poco a poco lo estaba consiguiendo. Pero llegó el coronavirus y lo desmontó todo. Así que parece que de momento toca seguir viviendo al día, improvisando y adaptándonos a los cambiosPero, ante la posibilidad de que esto se repita en un futuro próximo, quiero aprovechar lo que he aprendido para que la próxima vez todo sea más llevadero. Bueno, y también porque soy un poco obsesiva de la organización y el control, así que lo que esté en mi mano lo voy a aprovechar, que el bienestar nunca sobra.

Ahí va mi lista de consejos para mí misma por si el COVID 19 vuelve a confinarnos en casa. Algunos son más generales y otros más personales. También los habrá que se puedan aplicar lo que dure la “nueva normalidad” esta en que vivimos, estemos confinados o no. Espero que haya algo que te sirva:

  • Kit de supervivencia: Creo que lo suyo es tener un poco de previsión. Sabemos que vamos a necesitar mascarillas (y filtros si usamos una mascarilla de tela, que en mi opinión es lo ideal tanto para cuidar el medioambiente como por comodidad), gel hidroalcohólico y, dependiendo de lo que hagamos, guantes (yo prácticamente solo los uso para hacer la compra, así que no los considero imprescindibles). Mejor no dejarlo para el último momento y comprar con antelación (si todo el mundo compra a la vez, se acaban los suministros, ya lo hemos visto).
  • Antes de salir de casa: Durante el confinamiento yo salía a la compra y a bajar la basura, prácticamente a nada más. Lo más difícil para mí era no tocarme la cara (y lo sigue siendo). Así que incorporé un par de hábitos que me ayudaron a evitarlo en la medida de lo posible: ponerme las lentillas (como paso mucho tiempo delante del ordenador, casi siempre estoy con las gafas, y aunque no sea así es frecuente que me olvide de ponerme las lentillas; pero en este caso es fundamental, ya que lo de recolocarme las gafas es un tic que me hace llevar las manos a la cara constantemente) y recogerme el pelo (tampoco suelo atender mucho a mi pelo, a veces ni me lo desenredo, lo llevo tal cual; pero ahí entra en juego otro tic, el de apartarme el pelo de la cara, y ese también hay que evitarlo, así que recogido, con diadema o algo que ayude a controlarlo).
  • Planificar menús: Hemos conseguido adaptarnos a hacer el menú semanal, pero creo que lo ideal sería hacerlo mensual. Una vez que empezó el confinamiento no había tiempo de nada, todo el rato era trabajar o atender al niño; recoger un poco o hacer la comida eran cosas que íbamos haciendo a trompicones, así que lo de pararse a pensar en las comidas costaba bastante (por tiempo y por energía mental); todo lo que se pueda adelantar de una vez, bienvenido sea.
  • Adaptar espacios: Sobre la marcha fuimos haciendo cambios, pero de nuevo cuanto más nos anticipemos mejor, lo ideal es estar cómodos desde el primer día. Llevar cosas al trastero, repensar la colocación de los muebles para tener espacios diáfanos más amplios o crear rincones para actividades específicas (trabajo, ejercicio…). Vamos a pasar mucho tiempo en casa, cuanto más a gusto estemos mejor, y también es importante que sea sencillo hacer la limpieza, ya que estando en casa todo el tiempo se ensucia mucho más (yo he notado un gran cambio desde que hemos empezado a salir, trabajar de nuevo en la oficina y demás, está todo mucho más limpio).
  • Gestionar la limpieza. En mi casa la limpieza general es cosa mía (básicamente porque a mi marido le gusta cocinar pero a mí no, y con la limpieza nos pasa lo contrario), y me mola hacerla concentrada , porque la disfruto. Así que es fundamental que el día de limpieza sea uno en que papá no tenga que trabajar y se pueda quedar con el peque exclusivamente mientras yo limpio. Sinceramente, cuando no podemos hacerlo así, me estreso un montón. En cambio, cuando hago la limpieza yo solita en casa disfruto mucho, pero como en esta situación no es posible, hay que buscar la versión más próxima.
  • Actividades para el peque. Yo procuro pasar mucho tiempo con mi hijo, y buscar la manera de que participe en lo que yo hago (que me ayude a cocinar, por ejemplo). Pero la mayoría de las veces sus intereses están en un lugar muy lejano, y yo no soy partidaria de obligar a nadie a hacer algo que no quiere, menos a un niño, y sobre todo si no es algo realmente necesario. Así que necesito ir encontrando actividades que le gusten y con las que pueda entretenerse solo sin depender de las pantallas. Y, creedme, no es nada fácil. No es que esté en contra de las pantallas, para nada, pero es muy fácil quedarnos ahí atrapados y no intentar otro tipo de actividades, y eso me preocupa. Uno de mis principales objetivos educativos con mi hijo es ofrecerle un rango de experiencias muy amplio, para que se conozca a sí mismo, que descubra lo que le gusta y lo que no, que desarrolle su identidad sobre unos cimientos sólidos y seguros. Y creo que ese proceso implica dos cosas por mi parte: respetar sus intereses y poner a su alcance experiencias muy diversas. Esto se dificulta mucho al estar confinados, entre que para él es fácil ponerse en “modo casa” y asentarse en la zona de confort, y para nosotros, con el extra de estrés, nos cuesta más llegar a todo. Por eso, hay que tener siempre en mente los objetivos.
  • Flexibilidad. Esto es lo más importante, sin duda. Es imposible mantener el ritmo habitual en una situación excepcional como esta. No se puede y punto. Yo al principio lo intentaba, sobre todo con el trabajo, me frustraba porque llegaba la hora de comer, estaba agotada, y solo le había dedicado al trabajo 2 horas (y no precisamente a pleno rendimiento, sino entre interrupciones varias y gestionando otras cosas a la vez). Con el paso de los días, fui encontrando la manera de ajustar horarios y tareas, coordinarme con mi marido y, en definitiva, establecer una nueva rutina. Pero muy diferente a la anterior. Así que, si esto vuelve a suceder, creo que es primordial que desde el inicio nos planteemos que los primeros días son de adaptación, hay que ir probando fórmulas para ver cómo nos ajustamos, pero no podemos frustarnos el primer día, ni la primera semana, sino asumir que es un periodo de prueba y que lo vamos a hacer lo mejor que podamos. Con el peque me pasaba un poco lo mismo, me esforzaba mogollón en prepararle cosas divertidas y a él no le interesaban nada (así descubrí muchas cosas sobre él, ahora conozco intereses y desintereses de los que antes no tenía ni idea). Pues lo mismo, hay que respirar y ser flexibles, ensayo y error, que poco a poco iremos aprendiendo a gestionarnos, pero desde luego no va a ser de un día para otro. No merece la pena sufrir por ello, bajemos la autoexigencia y dejemos la culpa a un ladito, porque nadie nos había preparado para esto.

 

Pues de momento no se me ocurre nada más, pero con esto creo que vamos bien. Si en los próximos meses tenemos que volver a estar encerrados en casita, espero que lo llevemos un poco mejor. Yo, lo primero que haré, será releer este post y, si me dejas algún otro consejo en comentarios, te lo agradeceré un montón. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *