Un instituto diferente

¿Recordáis vuestra experiencia en el instituto? Seguro que sí, es una etapa muy significativa de la vida. ¿Cómo os sentíais respecto al sistema educativo? Suele ser una época de rebeldía y cierto enfado con el mundo, pero dejando eso aparte, ¿os resultaba útil lo que hacíais en clase? ¿Os sentíais valorados, escuchados, comprendidos, respetados…? ¿Vuestros profesores eran flexibles o rígidos en su hacer como docentes? ¿Os permitían buscar vuestra manera de aprender u os imponían la suya?

Habrá recuerdos muy distintos, según a quién preguntes, a qué centro fue, qué maestros le tocaron, etc. Pero normalmente la base es muy parecida. Puedes preguntar a alguien de Madrid, de Andalucía o de otra comunidad, pero, si es más o menos de tu edad, estudió más o menos lo mismo y más o menos de la misma manera. Siempre hay algún maestro especial, diferente y apasionado por su materia, pero desgraciadamente son minoría. A no ser que hayas recurrido a un sistema de educación alternativo, todas las historias son muy similares.

Pues aquí tenemos una historia distinta, es un regalito que he recibido hoy, una experiencia de Bachillerato Popular en Argentina. Os invito a verla:


Nos cuentan que su sistema se basa en la construcción colectiva de conocimientos, en la toma de decisiones en grupo, a través de asambleas, ¿qué os parece? ¿Creéis que un método así debería ser reconocido por parte del Estado? Un comentario que me resulta muy significativo es que no siguen una educación tradicional, pero sí formal.

En mi opinión, y como digo siempre, hay que tener en cuenta las posibilidades y abrirse a lo desconocido; a lo mejor no es lo que necesitamos, no es acorde con nuestra personalidad o situación, pero si no lo conocemos no lo condenemos. Es muy importante valorar las posibilidades y creer en nuestra capacidad de mejorar las cosas (y, por supuesto, en la capacidad de los niños y de los jóvenes, tienen mucho que aportar si se lo permitimos).  Considero que es una responsabilidad estatal fundamental el reconocimiento de distintos sistemas educativos, y el alcance de una accesibilidad real, para que cada uno pueda elegir libremente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *