Adiós 2016, el mejor año de mi vida (hasta ahora, jeje)

Bueno, después de un trimestre muy intenso en el que no he encontrado hueco ni para ponerme a escribir, no podía dejar que terminara este año sin dedicaros unas palabras. ¡Ha sido un año tan precioso y tan intenso! Plagado de bienvenidas, y también de despedidas. Plagado de cambios, de aventuras y de sorpresas.

2016 ha sido el año en que se ha cumplido mi mayor deseo: ser madre. ¡Y de qué manera! Un embarazo maravilloso, un parto inmejorable, una lactancia preciosa, un bebé sano y feliz… Vamos, que no sólo puedo decir que no hay queja, sino que siento una gratitud infinita por estar viviendo un proceso tan pleno y ser tan consciente de ello.

Todo lo que estoy experimentando y aprendiendo es tan enriquecedor … A nivel profesional puede decirse que estoy en una posición bastante cómoda; hay mucho que mejorar, muchísimo, pero me siento bien encaminada. Y para mi desarrollo en este aspecto era muy importante experimentar la maternidad. Tengo mucho que ofrecer, pero aún estoy gestando cosas que verán la luz a su debido tiempo. Ahora las prioridades son otras, y el proceso (no sólo a nivel profesional, sino a nivel vital) me está resultando más natural y coherente que nunca. Siempre había sentido que estaba forzando las cosas, no estaba del todo cómoda, pero ahora me siento en mi elemento.

¿Qué quiero para el 2017?

-Cuidarme un poco más. Siempre he perseguido este objetivo, y creo que siempre lo haré; no porque no me cuide, sí que lo hago, pero siempre se puede mejorar; y, además, a medida que crecemos, más cuidado necesitamos. Así que más ejercicio, mejor alimentación, buscar momentos para mí, respirar y relajarme…

-Gestionar mejor el tiempo. Una de las cosas que conlleva la maternidad es que la dimensión temporal cambia radicalmente. Y yo siempre he tenido un conflicto con eso, siento que el tiempo no me cunde, que tengo que hacer más. Pero lo que quiero no es hacer más (aunque estaría bien, jeje), sino hacerme más consciente de mis tiempos, aceptarlos y gestionarlos con coherencia, marcándome objetivos realistas y alegrándome por lo que hago en vez de sufrir por lo que no hago.

-Jugar mucho con mi hijo. Y jugar en general.

-Invertir cada vez más tiempo en las cosas que me producen placer, y menos en las que no.

Y creo que eso es todo. En realidad, no hay nada nuevo, lo que busco es perfeccionar lo que ya tengo.

Os deseo muchísima felicidad. Mimaos mucho, valorad las cosas y disfrutad al máximo. Todo tiene un principio y un final, así que lo mejor que podemos hacer es disfrutar del camino.

Muchas gracias por leerme. ¡Hasta el año que viene,terrícolas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *