Entrevistas a jóvenes educadores: Sabina Díaz Antón

“Todos somos responsables de la educación de los seres que tenemos alrededor”

Sabina Díaz Antón

Hoy me toca a mí: Copia de YO REDONDO Soy Sabina, Educadora especialista en Educación No Formal, lo que engloba muchas facetas: clases particulares y en grupo (sobre todo de inglés, pero también de apoyo escolar y música), actividades de tiempo libre (campamentos, extraescolares, talleres…),  asistencia personal y atención socioeducativa a personas con diversidad funcional y menores en riesgo de exclusión social, animación en eventos…

Para completar mi definición profesional, os cuento un poco cuál es mi metodología:

En mis sesiones (ya sean clases, fiestas o cualquier otro formato) procuro ofrecer siempre una atención personalizada, ya que cada individuo merece que se respete su espacio, su ritmo y sus necesidades. También busco el desarrollo de la autonomía, que cada uno sea consciente de su responsabilidad con el entorno y consigo mismo. El aprendizaje significativo es el más efectivo y, en la medida de lo posible, le doy un enfoque lúdico y muy creativo, para establecer un espacio agradable, de bienestar, en el que se respire el placer de aprender.

Copia de DSCN1732 OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y, para terminar, mi contexto:

Hace 4 años, tras mucho trabajo por cuenta ajena, con muchos colectivos (niños, tercera edad, personas con diversidad funcional…) y con muchas empresas diferentes, harta de la falta de valoración, de malvivir debido a unas condiciones laborales cada vez peores, de la incompetencia , de la incoherencia, de la ausencia de control de calidad, de trabajar en mi campo sintiendo que el enfoque no era ni de lejos el que la sociedad necesita…tuve una idea y me formé para abrir mi propio negocio. Yo quería ofrecer un espacio lúdico, educativo y multidisciplinar, un lugar al que pudieran asistir niños y mayores. Pero las cosas no son tan fáciles, y la apertura de un local comercial en este país es, desgraciadamente, algo muy complicado, y para lo que, digan lo que digan, no hay ayudas cuando realmente las necesitas. Así que modifiqué el enfoque para poder ofrecer el mismo servicio de manera itinerante; el problema fue, entre otras cosas, que un proyecto tan personal como el mío necesita de un espacio propio. Aún así, intenté plasmar mis principios educativos, ofrecer servicios de calidad, proteger y valorar a mi equipo de trabajo… Pero, tras muchos experimentos, resultó que no era el momento, no era la manera, en fin, cuando trabajas y trabajas hasta que no puedes más, tu clientela está encantada con tus servicios y, aún así, no hay forma de llegar a fin de mes (literalmente), pues llegas a la conclusión de que hay que buscar otras vías,  y tuve que cerrar. Ahora me encuentro en un momento de transición, digiriendo lo que he aprendido en mi aventura emprendedora, buscando de nuevo mi hueco en el mundo laboral, madurando y asentando las bases para seguir adelante.

PENTAX DIGITAL CAMERA

¿Qué te movió a dedicarte a esto?

Puedo hablar de muchos inicios diferentes:

-Cuando decidí hacer Magisterio, porque creía que quería estudiar música; ya estaba en Grado Medio en el conservatorio, y pensé: “Ufff, son muchos años para terminar la carrera trabajando de camarera y demás… Mejor hago Magisterio Musical, que no me va a costar mucho, y así puedo trabajar en un cole mientras sigo estudiando”. Enseguida descubrí que no era la música ni la educación formal lo que me movía, pero acabé la carrera. Mi experiencia universitaria me sirvió para hacer grandes amigos, pero no para aprender; no había nada suficientemente interesante para mí ahí dentro, el verdadero aprendizaje estaba fuera del aula. Lo que sí aprendí es que el sistema universitario español es de risa (he estado matriculada en diversas universidades, en distintas ciudades y diferentes carreras, desde que acabé el instituto hasta un reciente paso por la UNED; y nunca he tenido experiencias académicas positivas, es realmente triste, ya no lo intento más).

-Cuando mi profesora de violoncello del conservatorio me ofreció dar clases particulares a una alumna suya, la que fue mi primera alumna, mi primer trabajo en educación. Una experiencia maravillosa, la verdad, estuve con ella más de 2 años.

208671797

-Cuando, tras mucho explorar e intentar encontrarme a mí misma, decidí que se está mejor en casa que en ningún sitio y volví a Coruña, mi tierra. Empecé a trabajar como voluntaria en una asociación que fue mi verdadera escuela, hacía de todo: había momentos en que estaba dando clase de ajedrez a uno, controlando que otros 5 hicieran sus deberes, proponiendo juegos y manualidades a otras 3, atendiendo al teléfono, poniendo orden en el material… y al final pasando el aspirador, jeje, era divertidísimo; piano, música, teatro, manualidades, campamentos… de todo. Así durante un año, hasta que tuve que dejarlo por agotamiento, pero la experiencia y el aprendizaje que viví en ese lugar no es comparable a nada, fue algo muy importante y significativo en mi vida.

DSCN2900 DSCF8884

Pero,  en realidad, el origen de todo esto fue mucho antes. Yo era una niña pequeña sentada en mi pupitre, haciendo la EGB. Y curso tras curso pensaba: “Si yo fuera la profe no haría esto que está haciendo él/ella, ni esto otro, ni esto otro…. Yo lo haría bien”. No podía soportar la incompetencia, recuerdo perfectamente tener esos pensamientos con 8 años, y puede que antes. Aún así, creía que no quería ser profesora. Fue la vida la que me fue poniendo en mi sitio, y al final descubrí que la Educación me corre por las venas.

¿Qué es la educación para ti? 

Para mí la educación es un proceso que se produce a lo largo de toda la vida, que ha de suceder en libertad, que ha de ser respetuoso (con el espacio, con el ritmo y con las necesidades de cada uno). Todos somos responsables de lo que sucede en nuestro entorno y, por tanto, todos somos responsables de la educación de los seres que tenemos alrededor, pequeños y mayores. Los padres educan a los hijos y los hijos educan a los padres. Otra cosa es la figura del profesional de la educación, que ha de ser un guía, un compañero en el proceso de desarrollo.

¿Qué opinas del sistema educativo convencional? Si pudieras, ¿qué cambiarías?

Enseguida me di cuenta de que mi enfoque educativo dista mucho del convencional (rechazo la memorización, los exámenes, los ejercicios de copiar, las separación de asignaturas en horarios cerrados, la agrupación de niños por edades, los timbres de las escuelas…), así que me puse a indagar en las metodologías alternativas (Escela Libre, Pedagogía Waldorf, Método Montessori…), pero no encontraba lo que buscaba, ya que, en mi opinión, estas propuestas siempre tienen algún aspecto muy cerrado, o que no contempla el cambio (social, tecnológico…) o la diversidad.

Recientemente descubrí La Pedagogía Blanca, por fin un enfoque que realmente comparto, la verdad es que me ha costado mucho encontrarla. Hay millones de cursos interesantes, pero nada que me hiciera sentir tantas ganas como la Formación de La Pedagogía Blanca, ya que se basa en unos principios totalmente afines a los míos, pero no sigue una metodología cerrada, sino que se abre a todas las posibilidades, a todos los individuos y a todos los procesos. Espero acceder pronto a esta formación.

Quiero ser, y me considero desde hace tiempo, agente del cambio. ¿Qué cambiaría? Pues prácticamente todo. Cambiaría la estética de las escuelas (que se parezcan menos a cárceles y más a espacios de juego, luminosos, bonitos, agradables, cómodos y variopintos), cambiaría la organización (espacios abiertos, grupos heterogéneos, participación activa de los niños en la toma de decisiones, horario mucho más ligero y flexible…), cambiaría el temario (saberes prácticos, artísticos…; nunca entendí, por ejemplo, que no se enseñen primeros auxilios en los coles, y que no se repasen periódicamente, me parece algo tan importante…), cambiaría la metodología (juego libre, proyectos de investigación, excursiones y visitas, debates…), establecería unos criterios de control de calidad serios, realistas y coherentes (no entiendo el sistema de funcionariado, en el que te presentas a una oposición, consigues plaza, y 40 años después ahí sigues, da igual que seas empático con tus alumnos o no, que recicles tus conocimientos con regularidad o no, que motives o no…; yo he tenido profesores que dictaban apuntes que parecían sacados de una biblioteca abandonada, descoloridos y mugrientos; eso no puede ser, hay que formarse continuamente y adaptarse al cambio, la sociedad está en constante evolución, la educación no puede anclarse en el pasado)… No hace falta que siga, ¿no?

Últimamente, se habla mucho sobre la conveniencia o no de mandar deberes a los niños, ¿qué opinas?

No estoy en contra de los deberes, pero claro, depende del tipo de deberes, la cantidad, para quién y en qué contexto. Si hablamos de un niño que entra en el cole a las 9 de la mañana y no vuelve a casa hasta las 7 de la tarde, estoy en contra. Si hablamos de deberes del tipo copiar, memorizar o realizar tareas que para el niño no van a tener ninguna aplicación práctica, estoy en contra. Si tiene que hacer deberes sólo de aquellas materias que no se le dan bien o no le gustan, estoy en contra. En mi opinión, los deberes deben ser muy pocos, muy significativos y amenos, acordes con las preferencias del niño, y desde luego nunca impedir que tenga su rato de libertad y esparcimiento, que los niños lo merecen igual que los adultos, y lo necesitan mucho más.

Hoy en día muchos padres se sienten perdidos acerca de su papel en la educación de sus hijos, ¿qué les aconsejarías?

Que se informen, hay muchos caminos y sólo ellos pueden decidir cuál es el mejor para sus hijos. Que pidan ayuda cuando la necesiten, pero que no acepten sin más lo que les digan, que investiguen y contrasten. Que confíen en ellos mismos, y en su instinto. Que prediquen con el ejemplo.

Recomiéndanos algún libro y/o película de temática educativa:

Recomiendo encarecidamente “La Educación Prohibida” (con este artículo sobre la misma estrené este blog, hace poco más de un año):

La Educacion Prohibida
“La Educación Prohibida”, de German Doin

También un clásico entre los clásicos de la educación alternativa y especial, “El milagro de Ana Sullivan”:

el milagro 2
“El milagro de Anna Sullivan” (“The Miracle Worker”), de Arthur Penn

Y, para que los papás compartáis con vuestros hijos, tengo 2 sugerencias fresquitas: “Las aventuras de Peabody y Sherman” (genial para aprender o repasar un poco de historia) y “La LEGO película” (aquí tenemos una buena lección para adultos, pero no desvelo nada, que está llena de sorpresas).

mr-peabody-sherman-poster-5
“Las aventuras de Peabody y Sherman” (“Mr. Peabody & Sherman”), de Rob Minkoff
LEGO
La LEGO película” (“The Lego Movie”), de Philip Lord y Chris Miller 

En cuanto a la lectura, voy a optar por mis modelos de crianza, Carlos González y Rosa Jové. Ambos tienen una cuantas joyitas publicadas (aún no las he leído todas, pero es uno de mis objetivos, y releerlas también). Por ejemplo:

besame mucho  crianza feliz

 

 

Otras entradas de esta serie:

-Presentación

-Entrevista a Belén Pin

-Entrevista a Saleta Alonso

-Entrevista a Juan Monroy

-Entrevista a Chus Álvarez

-Entrevista a Carla López

2 comentarios en “Entrevistas a jóvenes educadores: Sabina Díaz Antón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *